5 minutos de lectura

Castillos en A Coruña

La posición estratégica de la capital del Reino de Galicia durante siglos explica la construcción de tres castillos en la bahía de A Coruña para defender la urbe de los ataques de las armadas extranjeras.

No fue hasta la Edad Moderna cuando se construyeron los Castillos de San Antón, Santa Cruz y San Diego, con el objetivo de fortalecer la ciudad, que ya contaba en aquella época con una muralla. Su efectividad quedó demostrada en los sucesivos ataques de los ingleses, franceses y holandeses.

En el siglo XVI y XVII estos tres castillos consolidaron la fortificación de la bahía de A Coruña, de los que aún se conservan en pie: el de San Antón en la propia ciudad y el de Santa Cruz, en Liáns, Oleiros.

Se quieres ver los fuertes desde otra perspectiva, a unos pocos centímetros de altura sobre las ondas, puedes contactar con Mar Abaixo: ¡ven con nosotros conocer los Castillos de A Coruña desde el mar!

Castillo de San Antón

En una antigua y pequeña isla, hoy anexionada al paseo marítimo de la ciudad de A Coruña, se construyó sobre la ermita dedicada al San Antón el Castillo homónimo. Como no podía ser de otro modo, cuando se proyectó la construcción de esta fortaleza el propósito era defender la ciudad de los ataques desde el mar.

Historia del Castelo de San Antón

En el siglo XVI las autoridades del Reino valoraron la Isla de la Pena Grande como un punto estratégico para reforzar la defensa de la ciudad. Por esta razón, desde 1528, los gobernantes autorizaron la construcción de un fuerte militar en algún punto de A Coruña.

Según la inscripción de la entrada de la fortaleza, el castillo de San Antón se comenzó a construir en el año 1587.

El Castillo de San Antón con las obras iniciadas, pero aún inacabado, fue crucial para la defensa de A Coruña durante los ataques de Francis Drake de 1589. La Invencible Inglesa no fue quien de tomar la ciudad vieja gracias a las murallas de San Antón, pero la flota anglosajona consiguió desembarcar en Santa María de Oza con 8.000 soldados.

La ausencia de defensas en otras puntas de la bahía permitió a las naves extranjeras desembarcar en la localidad vecina y derivó en enfrentamos con la población civil de A Coruña, que consiguió una histórica victoria sobre los corsarios gracias a la heroína María Pita.

Este episodio bélico causó millares de muertos y motivó la construcción de otros dos castillos.

El Castillo de San Antón se puede visitar

Los tiempos mudaron y las funciones del castillo de San Antón también. Desde 1968 la antigua fortaleza es el Museo Arqueológico y Histórico de A Coruña, ya que fue cedido al ayuntamiento, que lo empleó para conservar en mejores condiciones el patrimonio del pueblo coruñés. En este museo se encuentran piezas desde la prehistoria hasta la historia más moderna de la ciudad.

Se pueden visitar las antiguas dependencias de la fortaleza mientras se contempla la arquitectura del Castillo de San Antón y las exposiciones, que se dividen en tres secciones:

  • Arte medieval y heráldico
  • Arqueología
  • Historia del edificio y de la ciudad

Castillo de San Diego

El hoy desaparecido Castillo de San Diego contempló el Golfo Ártabro durante más de 300 años, hasta que fue demolido en una ampliación del puerto de A Coruña. En sus primeros tiempos fue un fuerte crucial en la defensa de la ciudad.

Historia del Castillo de San Diego

Después del ataque del corsario inglés Sir Francis Drake a la ciudad, se valoró preciso reforzar el sistema defensivo de la bahía. Recordemos que los británicos llegaron la tierra firme en Oza, por lo que entre 1606 y 1636 se construyó el Castillo de San Diego en esta misma parroquia. La fortaleza contaba con dos plataformas de artillería, dependencias, guardias, almacén, capilla, polvorín y cuartel.

En el siglo XVII, entre los castillos de San Antón y San Diego, se extendía una cadena que bloqueaba el acceso al puerto de A Coruña a las armadas enemigas

30 cañones defendían esta construcción poligonal de San Diego durante el ataque conjunto de los galos y holandeses sobre A Coruña en 1639. Esta artillería evitó la toma de la ciudad por el almirante francés Sourdis.

Sin embargo, con el paso de los siglos el Castillo de Sano Diego perdió su utilidad defensiva, por lo que fue derribado en 1963 en una ampliación del puerto de A Coruña, con el objetivo de construir un muelle petrolero.

Castillo de Santa Cruz

En la parroquia de Santaia podemos contemplar el majestuoso Castillo de Santa Cruz, que se encuentra abierto al público. Hoy en día este Bien de Interés Cultural está conectado al puerto de la villa a través de una pasarela, pero esto no fue siempre así, ni mucho menos.

Historia del Castillo de Santa Cruz

Para completar el sistema defensivo de A Coruña se construyó en el siglo XVI esta estratégica fortaleza. El ataque inglés de 1589 causó que el general Diego de las Mariñas comenzara a construir un nuevo fuerte en la isla de Santa Cruz.

Las obras comenzaron en la última década del siglo XVI y se prolongaron hasta 1640. En este año el Castillo de Santa Cruz ya contaba con baterías de artillería, en la que destacaba el cañón “Barraco”.

Con la fortaleza militar de Santa Cruz se finalizó el sistema defensivo de los tres castillos de A Coruña

La normalización en el uso de los galeones y embarcaciones de mayor tamaño en las armadas causó que el Castillo de Santa Cruz perdiera su utilidad defensiva. No obstante, en el siglo XIX la isla sale a subasta pública. El comprador fue Xosé Quiroga, marido de Emilia Pardo Bazán.

Entonces, una vez perdida su eficacia defensiva debido a los avances tecnológicos de la industria bélica en el siglo XIX, el Castillo de Santa Cruz se convirtió en la residencia de la hija de una de las escritoras más importantes de nuestro país.

Blanca Quiroga, la hija de Emilia y Xosé, realizó una donación a la Armada de Caballería a finales de los años 1930 para que los niños huérfanos de la Guerra Civil pudieran veranear en el Castillo de Santa Cruz.

Hasta los años ochenta millares de niños huérfanos del Ejército pasaban el verano en Santa Cruz, cuando la isla volvió a quedar abandonada por las autoridades militares.

Debido a su interés y valor patrimonial el ayuntamiento de Oleiros compró la isla y el Castillo de Santa Cruz en el año 1989, recuperando para el vecindario un espacio de ocio único, que hoy en día está abierto al público gracias a colaboración entre el municipio oleirense, la Xunta de Galicia y la Universidad de Coruña.

Se quieres ver el Castillo de Santa Cruz y el de San Antón desde las olas navegando por esta hermosa bahía coruñesa, que alberga tanta historia y belleza, solo tienes que contactar con Mar Abajo:

¡Disfruta de otra perspectiva de los Castelos de A Coruña desde el mar!

Deja una respuesta

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Ver más

  • Responsable: Alexandre García Regueira.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Dinahosting SL que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.